+34 854 520 285 - +34 693 694 644
Parque atlántico, 2.3º F. Sevilla | Barra del Río, 31. Sanlucar de Barrameda | Avda. Colón, 21. Badajoz

Blog

Artículos de interés

LA REEDICION DE MIGUEL HERNANDEZ

Obras Miguel Hernández

Obras Miguel HernándezNo hay Diciembre o Abril que no se reedite Miguel Hernández. Con cierta profusión, diferentes periodistas vinculados a unos y otros medios, reeditan la persona y al poeta, intentando encontrar en cada carta o epístola de nueva aparición algún aspecto extremo de su personalidad.

Lo último es el descubrimiento de que el poeta era “católico, apostólico y romano”.

La vida de Miguel Hernández estuvo llena de contradicciones; pero no de él personalmente, sino del periodo histórico que le vió recitar y agonizar.

Mientras Rafael Alberti no pisó prácticamente ninguna trinchera, Miguel Hernández no salió de ellas, ni en la vida, ni en la muerte.

Los cronistas suelen olvidar su obra; de tierra; como él diría de “vientos del pueblo”.

En un tiempo convulso, donde las palabras agitaban las armas, el poeta de Orihuela, fue él mismo siempre, que hasta tuvo la opcion de abjurar de sus principios y declinó hacerlo; en un tiempo de traidores y delatores. Muchos de los primeros simplemente por sobrevivir.

Recuerdo las clases de literatura en mi Colegio San Francisco de Paula, cuando era un cajón de librepensadores. Y no dejo de pensar por qué amé la poesía. Sin duda alguna, gran parte (sino todo) de lo que se constituyó como la gran afición de mi vida, se la debo a aquel profesor llamado Juan Manuel Infante, que llegó a aquel Colegio para renovar la interpretación y el análisis de las razones y las causas de la narrativa o de la rima.

Volver a aquella edad, me evoca a Miguel Hernández. Sin entrar en otras consideraciones sobre qué te hace mito, sorprende una cierta devaluación de su estilo en relación con Lorca.

Sin embargo, hay algo dinámico en Hernández que es estático en Lorca. Y es el color. En Lorca el color es fijo, brillante e inamovible. En Hernández, el color es indefinido y variable.

En la vida y en la muerte Miguel Hernández fue él y fuimos con él, cuando diecisiete años, aun algunos queríamos cambiar el mundo.

Hoy ya no nos importa. Es más, hemos desistido de él.

A pesar de ello, me sigue estremeciendo que mi hijo -que no llega a los dos años- siga cada mañana, camino de la Guardería, asombrándose ante la luna y vibrando con el sol.

Y es que no ha perdido la geometría del arbol.

Share with friends   

Escrito por

En nuestro bufete de abogados ejercemos el Derecho de Familia y Matrimonial, Derecho Laboral, Derecho Deportivo, Derecho Penal y otros ámbitos del derecho siempre en defensa de los intereses de nuestros clientes. Servicios jurídicos para empresas, particulares, clubs, federaciones, deportistas, representantes, árbitros. NUESTRA